La mujer europea bajo ataque: no somos como los musulmanes entienden a la mujer


En el mundo islámico la mujer está totalmente sometida a los varones de su familia. En Arabia Saudita, por ejemplo, una mujer no puede tener pasaporte, no puede salir de su casa si no está acompañada por un familiar de sexo masculino, no puede vestir ropa de color, no puede mostrar ni su rostro ni su cabellera… no puede conducir un automóvil.

En el mundo islámico se prohíbe que una mujer estudie y que sea examinada por un médico -hombre-. Pero al no poder estudiar, no hay mujeres que ejerzan la medicina, por lo que están abandonadas a su suerte: si contraen una enfermedad grave, lo más probable es que mueran.

Pero lo más alarmante es que esto no sucede ya solo en lejanos países. El 32 por ciento de los estudiantes musulmanes británicos considera que asesinar en nombre del Islam está justificado, y el 40 por ciento de los estudiantes musulmanes está de acuerdo con la introducción de la ley islámica (sharia) en Gran Bretaña. El 34 por ciento está a favor de un califato islámico mundial y un 54 por ciento apoya la idea de un partido político musulmán en el Parlamento británico -en España ya tenemos el PRUNE (Partido Renacimiento y Unión de España)-. Un 25 por ciento de los estudiantes musulmanes considera que el hombre y la mujer no son iguales ante los ojos de Alá, mientras que el 25 por ciento afirma que tiene poco o ningún respeto por los homosexuales.

MÁS CERCA

En España, Al-Andalus para ellos, ya se ha conocido la celebración de un juicio islamista en toda regla. Como los que celebra Estado Islámico en Siria o las milicias extremistas en Somalia. El proceso tuvo lugar en una masía aislada del Camp de Tarragona. Allí, nueve islamistas, todos ellos de origen magrebí, tenían retenida a una muchacha a la que habían secuestrado. La mujer fue juzgada por sus captores, que habían decidido constituirse en un tribunal islámico y la acusaban de adulterio. Los musulmanes decidieron condenarla a muerte. Por suerte, en un descuido de los dos hombres que tenían el encargo de vigilarla, la víctima logró escapar de su cautiverio y alcanzar una comisaría de los Mossos d’Esquadra. ¿De cuántos otros juicios de este tipo no nos habremos enterado? ¿Cuántas mujeres yacen enterradas después de haber sido asesinadas por ‘tribunales’ como éste?

LOS CASOS SE MULTIPLICAN

Las agresiones y violaciones por parte de musulmanes se multiplican por toda Eurabia. Entre los cientos de casos que sufrimos cada mes, destaco uno: según informaba hace unos meses el periódico La Dernière Heure, en una estación de ferrocarril de Bruselas, la capital de Europa, dos magrebíes violaron a una chica belga de 21 años por no llevar el velo islámico. Según el padre de la chica violada, su hija “volvía de Waterloo. Eran las 21 horas. A la salida de su tren se dirigió hacia el andén” y allí la violaron. El atormentado padre lo dejaba claro: “No aguanto esta Bélgica donde todo está permitido. Que deja venir sin control jóvenes procedentes de zonas sin ley. Esos violadores sólo querían una sola cosa: abusar de mi hija, poseerla y denigrarla, porque ella no es como los musulmanes entienden que las chicas deben de ser. Esto es una vergüenza”.

Las palabras del padre resumen a la perfección lo que la mayoría de europeos pensamos, y engarzan perfectamente con la situación generada por una clase política que esconde la cabeza como el avestruz frente al problema. Los derechos de la mujer son pisoteados minuto a minuto por esa avalancha que el dolido padre belga definía perfectamente al ilustrar que nosotras, con nuestra libertad y nuestros derechos ganados a pulso, no somos como los musulmanes entienden a la mujer.

Estamos siendo acosadas por la barbarie. Ya está entre nosotras, y millares de europeas ya han sido víctimas de abusos y violaciones. Mientras tanto, los políticos miran a otro lado. ¿Cuándo vamos a comenzar la defensa de nuestro sistema democrático? ¿Cuándo comenzamos la defensa de nuestro sistema de libertades? ¿Cuándo comenzamos la defensa de Europa?. A más Islam, menos democracia, menos libertad. ¿Alguien no entiende la ecuación?.

@yolandamorin

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.