¿Sería posible un Donald Trump en España?


Hay un gran número de ciudadanos españoles que vemos con ilusión el proceso abierto en EEUU en torno a las elecciones presidenciales que se celebrarán en poco más de dos meses. Los ciudadanos de la primera potencia mundial se enfrenta al gran dilema: apostar por lo de siempre o ir al cambio de verdad.

Lo cierto es que como bien decía Trump hace unos días, los americanos no tienen nada que perder. Igual que nosotros. Pero no ha surgido un proyecto político transversal en España, y no se le espera.

¿Qué haría falta para que apareciese y triunfase un Trump a la española? Creo que estos seis puntos, como pilares esenciales, serían un posible inicio:

1. Trump no es político. Partiendo de esta premisa se entiende mucho mejor por qué no gusta a determinadas corrientes políticas y medios de comunicación. Es un ‘outsider’ que autofinancia su campaña, por lo que no debe favores a nadie. Los grupos de presión no pueden obligarle a hacer nada. Dice lo que piensa y llega muy bien al electorado. Es un freno al establishment. El Trump español debería ser una persona de éxito económico en la empresa privada que no hubiera jugado nunca en política, o por lo menos en primera línea.

2.- Debería apostar por un control efectivo de los flujos migratorios que llegan a España. Sería estúpido, o algo peor, pensar que todos los inmigrantes son malos o son iguales. Desde luego que personas como Orlando Ortega, medallista en Río, no es en absoluto parecido a cualquier miembro de una banda latina, por poner un ejemplo. Es por eso que Trump en EEUU ha dicho acertadamente que “necesitamos un modo justo y humano de abordar lo que se estima son 11 millones de inmigrantes ilegales en este país”. De esa manera el Trump español diferenciaría claramente entre aquellos que aportan y se integran y los que llegan para delinquir, vivir de las ayudas sociales o colapsar nuestra sanidad gratuita universal entre otras muchas cosas.

3.- Trump no dijo jamás que quería prohibir la entrada de musulmanes en EE.UU. Los medios se han encargado de distorsionar sus palabras. Estas son, y son las que debería asumir nuestro virtual ‘Trump español’: “Hasta que seamos capaces de determinar y comprender este problema y la peligrosa amenaza que plantea, nuestro país no puede ser víctima de ataques horrendos por parte de personas que creen en la Yihad, y no tienen ningún sentido de la razón o respeto a la vida humana”. Lo que quiere decir que cualquier islamista o persona que de alguna manera apoye o no condene de forma clara y contundente el yihadismo no podría entrar en España, y si ya estuviera en nuestro país sería expulsada de inmediato. Las mezquitas que no condenaran los atentados y el terrorismo yihadista serían cerradas.

4.- Agobiados como estamos, entre la crisis y la carga impositiva a la que nos fuerza la política actual, no estaría mal que nuestro candidato siguiera las tesis de Trump cuando dice: “Tengo un objetivo fundamental, quiero que los trabajos y la riqueza se queden en EEUU”. En su propuesta económica destaca la supresión del impuesto de sucesiones, la rebaja del impuesto de sociedades del 35 al 15% y la desgravación de los gastos por el cuidado de hijos. Casi nada.

5.- Tolerancia cero con la corrupción. Poner en marcha medidas claras y efectivas , incluso votadas en referendo popular, para acabar con la corrupción. Medidas que deberán contemplar condenas máximas para corruptos (30 años) y un férreo control de familiares para evitar que el dinero saqueado desapareciese.

6.- Apostar por la democracia popular e imitar el sistema suizo de referendo, donde el ciudadano tendría que decidir, por ejemplo, las condenas a violadores, pederastas, corruptos… y cualquier otra iniciativa que lograse 300.000 firmas

¿Qué otras cuestiones podríamos añadir a estas? Comparta este artículo en las redes sociales y debatamos. Será interesante.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.