Por Yolanda Morín | Publicado originalmente en MadridCode.com |

Las élites que soportamos en Europa son especialistas en crear problemas y no acertar en resolverlos. Ha ocurrido antes en numerosas ocasiones, desde las “armas de destrucción masiva” de Sadam a la guerra encubierta contra la URSS en Afganistán, protagonizada por los talibanes financiados por USA, de la que surgieron ‘amigos’ de la talla de Ben Laden .

Ahora le toca al tema a la inmigración en Europa y la multiplicación de la política de recepción de refugiados. Alguien pensó que el envejecimiento de Europa era un problemilla a solucionar introduciendo en nuestras sociedades unos cuantos millones de personas traíadas del tercer mundo. Era la tabla del seis, el algoritmo perfecto: a jubilado europeo que ingresara en una residencia o se fuera a las playas de Ibiza a veranear le pagaría la pensión un forzudo turco o pakistaní que trabajaría por un salario mediocre sin decir “esta boca es mía”.

Pensaban los políticos que nosotros mismos pusimos a destruir Europa, que las personas que llegaran se asimilarían fácilmente, que se adaptarían a una sociedad libre y próspera como la nuestra. No pensaron más, o sí…

La cuestión es que años después de la puesta en marcha del experimento VPP “Vienen a Pagarnos las Pensiones”, la realidad es otra bien distinta. La inmigración, sobre todo la islámica, ha venido para quedarse, o más bien para conquistar. No sólo no cubren las espectativas del balance del envejecimiento europeo sino que, además, viven en gran número de las ayudas sociales en guetos en los que la policía europea no se atreve ni a entrar.

Las principales capitales europeas se ven inmersas en atentados y violentos incidentes de manera continua, las ‘no-go zones’ ya son comunes en Suecia, Francia, Bélgica o Reino Unido.

No se integran ni van a hacerlo. Cada día hablan de lo mal que vivían en sus lugares de procedencia pero quieren convertir Europa en algo parecido a lo que era el país del que ‘escaparon’.

En Europa ya hay cerca de 50 millones de musulmanes, un gran ejercito que según encuestas publicadas por diversos medios de comunicación prefieren la sharia a nuestra Ley y nuestra defensa de los Derechos Humanos.

Pero el problema real es que la solución es muy difícil. Como decía el filósofo francés Renaud Camus, ya ni la ‘remigración’ podría ser una solución efectiva a corto plazo.

¿Que hacer entonces? Podríamos comenzar por estos quince puntos que podrían dar solución al problema, al menos en una primera fase:

1-

Derogar los acuerdos de Schengen sobre la libre circulación de las personas, restablecer los controles sistemáticos en todas las fronteras, terrestres, marítimas, aéreas.

2- 
Rechazar sin contemplaciones todas las personas desprovistas de autorización expresa de entrar en el territorio

3-
Abolir el derecho de asilo, auténtica puerta de entrada masiva de falsos refugiados, muy raramente expulsados aún cuando su demanda haya sido rechazada. Supresión de todas las ayudas a los demandantes de asilo en espera de resolución de sus casos.

4-
Suprimir la atención médica a los ilegales, salvo la necesaria al mantenimiento de la salubridad pública. Pasar la factura a las embajadas correspondientes.

5-
Expulsar todos los inmigrantes ilegales. Endurecer las penas y castigos contra los empresarios que empleen a inmigrantes ilegales. Establecer multas y penas de cárcel para todo aquél que colabore con la inmigración ilegal ayudando de la manera que fuera a los inmigrantes ilegales. Poner sanciones penales para todo expulsado que retorne al país burlando la prohibición de residir en el territorio nacional.

6- 
Reducir drásticamente los permisos de residencia a las personas poseedoras de un contrato de trabajo (con obligación de salir inmediatamente del país en cuanto finalice el contrato). Prohibir toda inmigración por motivos no laborales.

7-
Abolir la reunificación familial para todos los extranjeros no comunitarios presentes legalmente sobre el territorio nacional.

8.
Instaurar un régimen social para los extranjeros extracomunitarios: fin de las prestaciones de la sanidad pública española, de todo seguro médico, de subvenciones familiares, del sistema de jubilación, de las prestaciones por paro, de escolarización gratuita en la enseñanza pública. Los extranjeros deben organizar su propio sistema con sus propias cotizaciones.

9-
Acabar con el sistema de otorgamiento de la nacionalidad y reforma de la naturalización endureciendo considerablemente las condiciones: 10 años de residencia con un empleo constante, examen cultural y lingüístico, prohibición constitucional del voto a los extranjeros no comunitarios.

10-
Expulsar por la vía rápida a todos los extranjeros al primer delito junto con su familia, si la tuviera en el país. En caso de delitos graves, endurecimiento de las penas a los extranjeros. Una vez cumplidas las penas, prohibición para siempre de pisar territorio nacional.

11-
Acabar con el derecho de suelo y restablecer el derecho de sangre para la obtención automática de la nacionalidad, con la exigencia de la doble parentela nacional durante dos generaciones. El simple nacimiento en el territorio nacional no ha de dar ningún derecho ni al niño ni a sus padres.

12-
Suprimir la doble nacionalidad, salvo a los cuidadanos comunitarios (mientras estemos en la UE) y en los casos en que hubiera una relación especial de vínculos históricos y culturales con determinadas naciones.

13-
Retirar automáticamente la nacionalidad a los naturalizados condenados por crímenes o delitos graves. Hacer extensiva esa medida a la familia del condenado.

14- 
Simplificar y optimizar las medidas de expulsión de los ilegales. Abolir los recursos y acelerar los procedimientos de expulsión. Todo extranjero con una orden de expulsión será internado en un centro de detención hasta hacer efectiva su expulsión.

15-
Controlar de manera estricta a los estudiantes extranjeros, que serían únicamente autorizados en función de unos estudios, unos exámenes o de alguna otra circunstancia similar. Al igual que los falsos refugiados, los falsos estudiantes son legión. Prohibir toda ayuda social o becas para los estudiantes extranjeros, las cuales serán reservadas únicamente para los nacionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario