La recuperación del mercado laboral tiene todavía demasiadas sombras. España logró reducir el paro un 9,5% durante 2016, una mejora que llegó acompañada de la creación de medio millón de nuevos afiliados a la Seguridad Social. Sin embargo, esta evolución favorable esconde un incremento tanto de la precariedad laboral -patente con el auge de los contratos por horas y días- como del número de parados que ya no cobra ninguna prestación.


Los datos del Servicio Público de Empleo Estatal detallan, en este sentido, cómo la cobertura de protección por desempleo se ha desplomado 23,4 puntos porcentuales desde diciembre de 2009 (80%) hasta el mismo mes de 2016 (56,6%). Un descenso que ha sido progresivo año tras año conforme ha avanzado la crisis.

Es decir, el número de desempleados que no cobra ninguna prestación ha pasado del 20% al inicio de la crisis hasta el 43,4% del último mes de 2016. Este indicador, por tanto, se ha duplicado. Así, la realidad del mercado laboral en España pone de manifiesto cómo prácticamente uno de cada dos parados ya no tiene derecho a prestación. Es la situación que viven 1,7 millones de parados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario