"Es un ser maravilloso": Una madre se opone a la deportación de un afgano que violaba a su hija de 12 años


La realidad siempre supera la ficción. Es evidente, pero sobre todo en temas que atañen a Europa y la inmigración. Vemos buenistas de todo pelo (católicos, feministas, progres...) empeñados en abrir más aún las puertas de Europa a la llegada incontrolada de inmigrantes (ahora conocidos como refugiados) en una espiral que solo puede explicarse desde una perspectiva psiquiátrica.

Tal es así, que en Suecia, una madre feminista se ha negado a denunciar ante las autoridades a Abdul Dostmohammadi, un refugiado afgano que vivía en su vivienda y violó a su hija de 12 años de edad.

La mujer de 45 años, que trabaja en un centro de refugiados de la localidad de Sölvesborg, comenzó a tener una relación con uno de los refugiados que residía en dicho centro y que afirmaba tener 18 años.

En un corto período de tiempo, el inmigrante comenzó a abusar sexualmente de la hija de 12 años de la mujer, besándola y abrazándola, para después violándola.

Pese a que la adolescente le contó lo ocurrido a su madre, esta se negó a denunciar el suceso e incluso se negó a que el refugiado abandonara su vivienda. Esto provocó que la niña se lo contara a su padre, que fue quien se puso en contacto con la Policía para denunciar los hechos.

Durante el juicio, quedó claro que la madre es una fiel defensora del refugiado afgano e incluso describió al violador como un ser “maravilloso” al que estaba intentando ayudar para encontrar un hogar después de que este hubiera violado a su hija.

Vía DailyMail

0 comentarios