La policía sueca alerta: Adolescentes deambulan por las calles de Malmö con fusiles de asalto y granadas de mano


Miles de gánsters inmigrantes de apenas 14 años pululan impunemente por las calles de Malmo, Suecia, atemorizan con su fusiles AK-47, utilizan chalecos antibalas y lanzan granadas y bombas, ha admitido la policía sueca.

Un artículo inusualmente franco del London Times, engañosamente titulado "Los adolescentes deambulan por las calles con rifles a medida que avanza el crimen en Suecia" (como si nadie supiera lo que significa lo que los medios controlados llaman "adolescentes") revelaron los detalles de la plaga inmigrante del crimen:

Suecia ha estado "experimentando un aumento sin precedentes de tiroteos, atentados y agresiones sexuales de por parte de las bandas", admitió el Times.

En 2017, hubo más de 320 tiroteos, "docenas" de atentados, 110 asesinatos y 7,226 violaciones, un aumento del 10 por ciento en 2016.

"Más del 36 por ciento de las jóvenes suecas dicen que se sienten inseguras por la noche", continúa el artículo.

Las estadísticas publicadas la semana pasada revelaron que el porcentaje de mujeres que informaron haber sido víctimas de delitos sexuales aumentó de 1.4 por ciento en 2012 a 4.1 por ciento en 2016.

En 2014, un estudio sobre la geografía de la violación al aire libre en Estocolmo encontró que dos tercios de los sospechosos eran ciudadanos no suecos.

Las autoridades han admitido que no pueden investigar casos de violación de inmediato porque los recursos se centran en el crimen de las pandillas.

"Nos vemos obligados a elegir entre dos males", dijo la policía.

"El aumento de la delincuencia se limita principalmente a las llamadas 'zonas de exclusión social', un código para barrios como Rosengard, donde predominan los inmigrantes", admite el Times.

"Estas comunidades están plagadas de altas tasas de delincuencia y desempleo", agrega el artículo, lo que implica que, como por milagro, son los edificios o el área los responsables: cualquier cosa en lugar de admitir lo obvio, es decir, que son los habitantes los culpables.

"En Malmo, donde una quinta parte de los 340,000 habitantes son menores de 18 años, niños de apenas 14 años deambulan por las calles con fusiles de asalto Kalashnikov y chalecos antibalas.

"La edad promedio de los miembros de pandillas es de 22 años, la gran mayoría de ellos provenientes de familias de inmigrantes".

El artículo de The Times continúa admitiendo que "durante mucho tiempo la organización sueca restó importancia a la decadencia de los suburbios dominados por inmigrantes, pero ya no puede ignorar la explosión de violencia".

Según el artículo, Stefan Lofven, el primer ministro izquierdista del Partido Socialdemócrata (cuyas políticas a favor de la inmigración tercermundista y el "asilo" son la causa de la violencia), dijo la semana pasada que estaba listo para desplegar el ejército. en las "áreas afectadas".

Al día siguiente, otra bomba explotó en Malmo, esta vez frente a una propiedad privada.

"Realmente hemos tocado fondo: la gente usa ametralladoras y granadas de mano, quieren matar", dijo Zoran Markovic, el ex jefe de la policía comunitaria en Rosengard.

La semana pasada, un nuevo ataque contra la estación de policía en Rosengard, una fortaleza negra de hormigón armado reforzado con ventanas estrechas y una valla eléctrica de 5 metros de alto, resaltó el problema una vez más.

"Los ataques contra la policía son cada vez más frecuentes", dice el artículo del Times.

La nueva estación de policía fortificada de Rosengard se construyó después de que el vestuario de Markovic en el antiguo edificio de policía fuera tiroteado desde un automóvil.

"La situación ha empeorado drásticamente en los últimos dos años. Markovic afirma que la policía está sobrecargada. La escuela principal de Rosengard, que tenía alumnos de casi 200 diferentes orígenes étnicos, se cerró debido a la tensión social".

0 comentarios