Profanada nuevamente la tumba de la niña Ebba Akerlund, asesinada en Estocolmo por un terrorista islámico


La tumba de Ebba Akerlund, de 11 años de edad, una de las víctimas del ataque terrorista en la calle Drottninggatan en Estocolmo el 7 de abril de 2017, fue destrozada a principios de julio y nuevamente ahora.

A principios de mes, la lápida había sido destrozada, y dos adornos de bronce fueron robados.

Aunque se hicieron informes policiales, no pudieron hacer nada debido a la falta de pistas o testigos. Por su parte, la parroquia Adolf Fredriks, que administra el cementerio, está considerando establecer patrullas para proteger la tumba.

0 comentarios